Noticias | Gastronomía

Recetas fáciles

Cómo hacer bechamel de una manera sencilla

Es perfecta para hacer lasaña, canelones, mejillones rellenos, musaka... una gran variedad de platos
24-04-2020 07:13
0 votos
Cómo hacer bechamel. ShutterStock

Cómo hacer bechamel. ShutterStock

La bechamel sea posiblemente una de las salsas blancas más famosas y conocidas. Es perfecta para hacer lasaña, canelones, mejillones rellenos, musaka, pechugas a la Villaroy o, como en este caso, unas clásicas croquetas.

Aunque su elaboración parezca a priori muy sencilla, hacer una buena bechamel para croquetas y que quede sin grumos no es tarea fácil. Sin embargo, si sigues estos consejos conseguirás una salsa perfecta que hará que más de uno se chupe los dedos con tus recetas.

En esta ocasión te enseñamos cómo hacer una bechamel para croquetas clásica, partiendo de una base de harina y grasa, añadiendo leche y especiándola con nuez moscada y pimienta.

Cómo hacer bechamel:

Ingredientes para hacer una bechamel clásica: 3 cucharadas de harina, 300 ml. de leche (o en su defecto de nata líquida para cocinar), 50 gr. de mantequilla, nuez moscada, pimienta negra.

Así se prepara la bechamel: Para hacer una bechamel para croquetas clásica hay que empezar por preparar una Roux, es decir, una salsa a base de harina y grasa. Para que esta base quede perfecta ponemos primero la leche a calentar en un cazo, pero sin que llegue a hervir. De esta manera aceleraremos el proceso de elaboración de la salsa. Además, antes de empezar a cocinar es importante que tamicemos la harina con un colador para evitar los temidos grumos.

Después comenzamos a hacer la bechamel derritiendo la mantequilla a fuego medio en un cazo. Cuando esté líquida añadimos las tres cucharadas de harina ya tamizadas. Cocinamos sin dejar de remover hasta que la salsa comience a burbujear pero sin llegar a quemarse. Este es paso importante porque si bechamel está demasiado cruda sabrá mucho a harina.

En ese momento, antes de que la roux adquiera un color tostado, añadimos la leche templada sin dejar de remover. Este paso será más sencillo si mezclamos la salsa con varillas.

Por último, solo tendremos que aromatizar la bechamel al gusto con pimienta negra molida y un poco de nuez moscada y seguir removiendo de manera continua a fuego bajo hasta que la bechamel adquiera la consistencia y el espesor espesados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook